Análisis de Maneater - PS4 Volver arriba

+ Puntuar

  • Puntaje editor

    7.0
  • Puntaje usuarios

    8.0
Maneater (PSN/XBLA/eShop)
Gabriel Pizarro
Redactor
Gabriel Pizarro / Gabriel

Tenía una frase muy cool, pero se perdió y nunca volverá a ver la luz. Leer más »

Email: prensa@playnomore.com
04 de Junio del 2020

Análisis de Maneater - PS4

You are gonna need the BIGGEST boat

Bajo del mar


Una tiburón toro descansa en una cueva submarina, repleta de algas bioluminiscentes y la huella del ser humano, representada por montones de basura. Siente hambre y sale de su cueva, y tras un corto trecho se encuentra en mar abierto. El mar es de un azul increíble, y el escenario alrededor, precioso. Por allá se ve algún barco hundido que destaca contra rocas y corales. Por todos lados, peces y la ocasional foca, un espacio repleto de fauna y vida. La tiburón avanza de forma gracil y potente, los movimientos son cuidados, suaves, realistas. Se acerca a un pez y lo engulle, pero no está satisfecha: busca otro tipo de presa, una más peligrosa. Enfila hacia la playa, y el escenario va cambiando notablemente: la presencia del hombre se nota más, habiendo más barcos hundidos, si, pero también basura. Las piernas de los nadadores se mueven en el agua, el aleta dorsal de la tiburón rompe la superficie. Acecha, se prepara...
“Nadar, comer y hacer pequeños tiburoncitos, eso es todo”. Así describía Matt Hooper en “Tiburón” el accionar de los escualos, y en Maneater, es todo lo que hacemos... bueno, salvo la última parte. Podrá parecer algo simple, repetitivo, pero lo cierto es que es mucho más interesante de lo que parece.

Llamadme Tiburón Toro


Maneater nos pone en control de una hembra de Tiburón Toro que empieza su viaje en los pantanos de lo que parece ser Florida (si, los tiburones toro pueden sobrevivir en agua dulce) en busca de la dulce, dulce venganza. En sí, es una mezcla de “Tiburón” con “Moby Dick” a la inversa, y para poder lograr su venganza, nuestra tiburón deberá alimentarse, crecer, y convertirse en el mayor predador de cada una de las zonas que visite, hasta poder llegar a mar abierto. ¿La presa favorita? El humano, por supuesto. Pero para poder comerse tranquila a esos simios sin pelo hay que asegurar el territorio, y ahí es donde enfrentaremos a aligatores, barracudas y otras especies de tiburones, incluso aquella que todos queríamos ver. Maneater es un juego donde el peligro es constante, pero donde la mayor parte de las veces, ese peligro lo representamos nosotros.
Ahora, si bien es una historia de venganza, el juego ni un minuto se pone lo suficientemente drámatico, más bién, todo lo contrario. Está escrito en clave de broma, y dejenme decirles que es muy, muy gracioso. Los desarrolladores buscaron una vibra de reality show tipo “Pesca Radical” mezclado con la semana del tiburón de Discovery, y con un sentido del humor que no quedaría afuera de un Gran Theft Auto. Durante toda la aventura, somos acompañados por la voz en off del presentador del programa, que sigue a la tiburón comentando sus hábitos, así como también las características de los lugares que visita y de la fauna del lugar. Los primeros escenarios son de agua poco profunda, y por lo tanto, mucho más marcado por la acción del hombre en forma de contaminación extrema, y en cada caso, el relator hace comentarios irónicos al respecto. A medida que nos movemos a aguas más profundas la huella humana se atenúa pero sigue presente. Desde la ironía humoristica y desde lo visual, hay un claro mensaje anti-contaminación que de a poco se va convirtiendo en una especie de justificación para el accionar asesino de nuestra protagonista. Todo esto es sin duda uno de los puntos más fuertes del juego.

¡Nadaremos!


Es dificil comer si no podemos nadar, y en el campo de los controles, es donde Maneater encuentra su primer y más grave problema. Al estar en un ambiente submarino en el que podemos movernos en cualquier dirección (siempre que estemos dentro del agua), debe tomarse el control como en los simuladores de vuelo, y como en este género, un pequeño desajuste puede complicarnos mucho la existencia. En Maneater, con el stick izquierdo movemos a la tiburón, y con el derecho miramos alredeor; pero el problema es que mirar hacia arriba o hacia abajo cambia la dirección del movimiento, y acostumbrarse a esto lleva tiempo y varios mareos. Hubiese sido mucho más sencillo usar un gatillo para el avance (vamos a estar apretando el gatillo para movernos mas rápido de todas formas), un stick solo para el movimiento, y el otro solo para mirar, sin que esto modifique la dirección. Tal vez los desarrolladores querían agregar algo de realismo a la experiencia tiburonil, o tal vez simplemente no lo pensaron bien, pero ese cambio tan sencillo hubiese marcado una enorme diferencia.
El otro problema que tenemos con el control se da a la hora del combate: en todo momento vamos a enfrentarnos a otros depredadores así como a cazadores de tiburones, y muchas veces es difícil ubicarse para atacar, y más cuando tenemos muchos enemigos dando vueltas. La solución a este problema es un botón de seguimiento, que nos permitiría, en teoría, enfocarnos en un objetivo en particular, pero o esto no funciona bien, o a propósito está hecho para que este enfoque dure unos segundos y luego se pierda. De nuevo, tal vez fueron por el realismo, pero termina siendo frustrante.

Por lo demás no hay mucha queja: la navegación es suave y el sistema de ataque es muy divertido, pudiendo hacer cosas tan tiburoniles como atrapar a una presa/enemigo entre las fauces y agitarla para matarla.
Otro aspecto interesante de la jugabilidad son las evoluciones. Cuando empezamos el juego, la tiburón es un cachorro, y como tal, sujeta a mil peligros. A medida que crecemos (aumentamos de nivel), los peligros de los primeros sectores quedan atrás y aparecen nuevos. Para ayudarnos a enfrentar estos nuevos peligros están las evoluciones, agregados a la anatomía de la tiburón que la transforman de una perfecta máquina de matar, a una fantástica y monstruosa máquina de matar capaz de convertirse en un rayo, envenenar o ser tan dura como un ariete. Esto por un lado hace al juego mucho más divertido, especialmente contra cazadores humanos y sus barcos, pero por otro lado nos da un dominio tan completo del mar, que la sensación constante de peligro de las dos primeras zonas casi desaparece en las siguientes para no recuperarse. Esta merma en el nivel de dificultad es típica de los RPG (y Maneater, si no lo mencioné, lo es), pero al no ser un juego particularmente largo, esto se hace muy notorio.


Conclusiones


¿Quién no ha visto “Tiburón” y se ha preguntado por el punto de vista del supuesto villano? Bueno, ahora tenemos la chance de encarnarlo nosotros y ver qué justifica tanta matanza. En sí, Maneater es un juego pasatista, repetitivo, pero aún así muy divertido por su dosis de humor e ironía y esos escenarios tan bien construidos. Es, realmente, un juego desestresante, porque a pesar de no haber demasiada variedad, nada te saca más los nervios que aterrorizar una playa de ricachones. Más allá de algunos problemas de control, estamos ante un título muy interesante, y del que me gustaría ver una segunda parte más pulida y trabajada.


Lo mejor
· Los escenarios.
· La historia.
· El sentido del humor.

Lo peor
· Algunas fallas en los controles.
· Es bastante repetitivo.
Comentarios (0)

Todavía nadie ha comentado ésta publicación. Sé el primero!

Deja tu comentario
* Está prohibido el vocabulario ofensivo. Cualquier comentario con estas características será dado de baja. ENVIAR
Ficha del juego
Maneater (PSN/XBLA/eShop)
Galerías
Maneater (PSN/XBLA/eShop)
  • Empresa
    Tripwire Interactive.
  • Origen
    USA.
  • Fecha de lanzamiento
    22 de Mayo de 2020.
  • Plataformas
    SWITCH, ONE, PS4, PC, PS5, SERIES X.
  • Descripción

    Es un juego de acción y toques de rol en un mundo abierto, en el que controlaremos a una tiburón. La sanguinaria hembra buscará venganza y deberemos ayudarla a fortalecerse y completar su misión, volviéndose la predador más peligrosa de toda Florida. Y todo esto acompañados de un narrador que le dará un toque humorístico al asunto. Llegó primero a PS4, Xbox One, Switch y PC el 22 de mayo de 2020. Finalmente se lanzó en Xbox Series X y PS5 como título de debut junto a las consolas, el 10 y 12 de noviembre de 2020 respectivamente.