+ Puntuar

  • Puntaje editor

    7.0
  • Puntaje usuarios

    8.0
Middle Earth Shadow of War
Pablo Leotta
Redactor
Pablo Leotta / Jensen

Desde 1988 que tengo los recuerdos más antiguos de mis primeros contactos en arcades de la talla de Double Dragon, Out Run o Shinobi, la pasión por los videojuegos no ha decrecido ni un ápice. Siempre desde mi perspectiva personal espero brindar solo un punto de vista, nunca una verdad inobjetable. Leer más »

Email: pleotta@playnomore.com
22 de Noviembre del 2017

Análisis de Middle Earth Shadow of War - PS4

Shadow of Mordor fue una agradable sorpresa cuando se estrenó en consolas y PC en 2014, dando una vuelta de tuerca a la historia de El Señor de Los Anillos, introduciendo nuevos personajes con una mecánica de juego muy entretenida y un vasto mundo por explorar. Mucho de esto mantiene esta secuela, Shadow Of War (SOW), la cual llega en este 2017 con algunas sorpresas bajo la manga pero con un resultado global bastante decepcionante. 

La historia nos deja inmediatamente después del primer juego, con Talion y Celebrimbor yendo a Mount Doom a forjar un nuevo anillo de poder, libre de las garras de Sauron. Sin embargo en su camino se topan con Shelob, la Gran Araña, quien abduce al Elfo y chantajea a Talion para que le deje el anillo de poder a cambio de su vida. Talion accede y junto a Celebrimbor deben encontrar la forma de recuperar el anillo y librar a la tierra media de los ataques del Lord Sauron.En este caso la historia trae nuevos personajes secundarios que realmente creo que redondean un buen argumento, con apariciones impresionantes y momentos de tensión. Lamentablemente el desenlace de la aventura es uno de los peores que he visto en mucho tiempo y siento incluso algo de bronca habiendo terminado el primer juego, donde el final era un asqueroso QTE. Ya aquí la cosa no ha mejorado, de hecho me aventuraría a decir que ha empeorado. Y eso que tuve la oportunidad de entrevistar a los productores del juego y me juraron que el final sería mejor. NO. No lo es. 

La jugabilidad es el punto primordial de este SOW. El sistema Némesis que tan buen resultado dio al primer juego, vuelve mejorado de forma sustancial. La principal novedad del juego es que podremos crear ejércitos de Orcos que nos ayuden a conquistar los territorios para poder avanzar en nuestra epopeya. Ahora el escenario es mucho más grande que en el juego anterior y se encuentra dividido en el mapa por lugares renombrados de la serie de J.R.R. Tolkien. Minas Ithril, Seregost y Gorgoroth son algunos de los escenarios que nos esperan en el amplio mapa de SOW, mucho más grande que en el anterior juego. Cada uno tiene su característica especial, pero todos esconden los mismos secretos y misiones que nos mantendrán ocupados a lo largo de unas 40 horas de juego.Pero como ya dijimos, la principal novedad es la de crear ejércitos de Orcos que nos ayuden a conquistar este mapa. Y esto, que se logra una vez avanzado el juego, es la base fundamental de esta secuela. Cada escenario tiene un fuerte dominado por un Overlord, el cual a su vez tiene varios Jefes de Guerra a su mando. Además, en el escenario hay varias misiones repartidas donde podemos interactuar con otros capitanes de menor rango y nivel. Aquí es donde seguramente empezaremos a controlar a los Orcos para armar nuestro ejército con el cual atacaremos el fuerte. Podemos hacer un ataque directo con todo lo que ello implica (detener a los Jefes de Guerra que defienden al Overlord) o podemos ir matando a estos para luego hacer un ataque más certero a un fuerte más vulnerable. Cada vez que atacamos uno de estos fuertes, deberemos conquistar ciertos puntos dentro del mismo, abriéndonos paso a puño limpio con nuestros seguidores. Una vez conquistados estos puntos, podemos acceder a la batalla final contra el Overlord dentro del centro de mandos. 
Estas batallas no son nada fáciles ya que no solo peleamos contra el Overlord, si no que también debemos esquivar trampas y defendernos de algunos secuaces del Jefe. 

Una vez derrotado el Overlord, nos hacemos cargo del fuerte, poniendo a su mando a un nuevo Jefe y varios capitanes, todos elegidos por nosotros. También podemos asignar varios guardaespaldas para estos jefes. Esto crea una sensación de estrategia bastante refrescante en el juego, que lamentablemente con el paso del tiempo se torna algo repetitiva. Y digo algo, por no decir demasiado.
El problema principal que tiene este sistema no es el sistema en sí, si no cómo esta implementado en el transcurso del juego. 

Luego de avanzar en la historia, llegaremos a un punto de no retorno en donde deberemos defender todas las ciudades que hemos conquistado. Y aquí es donde encuentro el mayor de los errores de SOW. Se trata de los asaltos a nuestros fuertes, los cuales deberemos defender una cantidad impensada de veces. Tantas, que pronto nos veremos preguntándonos "¿y cuándo termina esto?". Y eso, nunca es bueno.

INICIO DEL SPOILER ALERT

La etapa final del juego consta de diez asaltos. En los primeros solo deberemos defender una ciudad. Pero llegando a los últimos, deberemos defender 2, 3 y hasta 4 ciudades distintas. Cada asalto dura unos 10 minutos mínimo, así que imaginen cuánto tiempo nos lleva esta parte final del juego. El problema es que estas defensas no cambian mucho de estrategia y básicamente se resume en aguantar lo más que podamos luchando en tiempo real contra hordas de enemigos y sus diferentes capitanes. A la tercera o cuarta oleada realmente ya estamos deseando que esto termine. Y lo peor es que, cuando lo hace, no hay nada más por hacer en el modo historia. Solo veremos un video que nos contará el final. A ver si me entienden; uno espera llegar a algo haciendo estas defensas (y más con el ojo de Sauron vigilando todo en el mapa) pero cuando terminamos la última defensa, vemos un video y corren los créditos (vean hasta el final que hay una sorpresa). NO HAY UNA BATALLA FINAL. No hay un enemigo final. Solo una repetitiva sucesión de defensas a nuestros fuertes y un video diciendo "hasta la próxima". Realmente DE-CEP-CIO-NAN-TE. Y ojo con perder estas batallas, o que simplemente nos maten a nosotros, porque deberemos re-conquistar el fuerte.

FIN DEL SPOILER ALERT
Tengo que reconocer que crear el ejército que nos ayudará a atacar/defender los fuertes es algo entretenido. Nos veremos buscando a los más fuertes capitanes enemigos en todos los escenarios para siempre estar a la altura de las circunstancias, ya que todos aumentan de nivel (de entre 1 a 65) incluyéndonos a nosotros. Incluso podemos evolucionar el nivel de nuestros capitanes, haciendo que peleen contra otros Orcos en los pits que se encuentran en cada ciudad. Esto es casi un minujuego aparte donde no manejamos al personaje, simplemente asistimos de espectador. Lo ideal es tratar de emparejar el nivel de nuestros guerreros con el de los rivales. Llegando al final, usar los pitas para evolucionar será casi obligatorio, debido al incremento de nivel de nuestros adversarios. 

En cuanto a nuestro personaje, el sistema de progresión es bastante correcto. Talion va ganando puntos de experiencia que puede cambiar en el árbol de habilidades por un montón ataques y destrezas, muchas muy útiles y algunas no tanto. De hecho, llegando al final del juego puede ser que nos veamos con varios puntos de habilidad de más sin gastar, porque ya hemos conseguido todas las habilidades que queríamos. O sea, no todo el árbol es obligatoriamente desbloqueable.

Además, tenemos los ítems a mejorar completando misiones (que nos dan nuevos accesorios) o incluso usando la moneda del juego (si completamos ciertos desafíos). Talion tiene una espada, una daga, un arco/martillo, una capa y una armadura. Todos son mejorables e intercambiables. Lo único malo es que estéticamente me hubiese gustado que el personaje realmente sufra algún cambio notorio, pero es que la mayoría de los accesorios que vamos descubriendo apenas se diferencian entre ellos. Entre las novedades nos encontramos con la aparición de varios personajes secundarios que podemos dominar y que nos ayudan a luchar en nuestra aventura. A los ya conocidos Caragors y Graugs, se suma el Drake, un dragón con el cual podremos sobrevolar el escenario y atacar a los enemigos con bolas de fuego y ataques similares. Estos personajes nos ayudan bastante, especialmente al momento de recorrer largas distancias (aunque si habilitamos las torres repartidas en el mapa, podremos hacer viajes instantáneos). Los Graugs son de gran ayuda cuando tenemos que atacar una zona infestada de orcos (casi una veintena de enemigos nos pueden asaltar al mismo tiempo) y especialmente cuando intervienen los capitanes que pueden sortear varios de nuestros ataques. 

La jugabilidad está heredada, como en el primer juego, del gran Batman Arkham. La diferencia más notoria es que Talion utiliza armas blancas y tiene varios ataques para destripar al enemigo, uno más bestial que el otro. Además, contamos con las habilidades sobrenaturales del Elfo Celebrimbor con el cual podremos hilvanar una serie de combos y movimientos finales de varios golpes para noquear a la mayor cantidad de enemigos. Es realmente placentero acabar con hordas de orcos haciendo uso de todo nuestro arsenal al mismo tiempo.Ojo que no todo es oro: una de las cosas más insoportables que he sufrido en el juego es la introducción de cada Capitán que enfrentamos. Una vez que estemos defendiendo nuestro fuerte y cada capitán haga su introducción (a veces hasta de a 3 a la vez), en medio de una batalla incontrolable, entenderemos porqué esta característica ya no es divertida. Por favor, para la próxima incluir la posibilidad de saltarlas con un botón. Ya avanzado el juego podremos invocar con nuestros poderes la ayuda de nuestros seguidores e incluso de las bestias anteriormente nombradas. Nunca viene mal un Graug en medio de una batalla que parece perdida. 

Técnicamente el juego no ha cambiado mucho con respecto al anterior. De igual forma todo cobra vida con unos gráficos llenos de color y movimientos fluidos, con enemigos de diversos tamaños (mención especial para el Balrog) y ciudades de climas variados. Las escenas cinemáticas que cuentan los momentos más importantes de la historia son de una calidad irrefutable y la música está a un nivel muy alto.Como comentario final, cabe aclarar que si bien existen las micro transacciones, bien se puede jugar libre de ellas y esa es, espero, la forma en que se aventuren en el mundo creado por la gente de Monolith Studios.

Conclusiones


El mundo de SOW respira guerra por doquier y transmite la esencia de El Señor De Los Anillos gracias a una historia correcta, con algunos personajes y momentos memorables y una jugabilidad tan acertada como disfrutable. Lamentablemente ciertos fallos en el desarrollo de la historia principal alejan a esta secuela del impacto causado por su predecesora. Desconozco porqué hubo tanta dejadez en el final del juego, pero realmente no lo esperaba y la sorpresa fue demasiado importante como para dejarla pasar. No llega a arruinar todo, pero casi. 


Lo mejor
· La jugabilidad.
· Crear un ejército de orcos.
· El sistema Némesis ampliado.
· La historia y personajes.
· La música.

Lo peor
· El desarrollo final del juego es lamentable.
· Gráficamente no hay una evolución destacable.
· Las intros de los Orcos en plena batalla se hacen insoportables.
Comentarios (0)

Todavía nadie ha comentado ésta publicación. Sé el primero!

Deja tu comentario
* Está prohibido el vocabulario ofensivo. Cualquier comentario con estas características será dado de baja. ENVIAR
Ficha del juego
Middle Earth Shadow of War
Galerías
Middle Earth Shadow of War
  • Empresa
    Warner Bros.
  • Origen
    USA.
  • Fecha de lanzamiento
    10 de Octubre de 2017.
  • Plataformas
    ONE, PS4, PC.
  • Descripción

    Es la secuela directa de Shadow of Mordor, juego que ha sido muy bien recibido por el público en 2014. Continuando la historia en un mundo más grande, tendremos que enfrentar a hordas de enemigos. El sistema Némesis estará de regreso con muchas mejoras.

Análisis mas votados

Todos | SWITCH | PC | PS4 | PS3 | ONE | 360 | WII U | WII | PS VITA | PSP | 3DS
>Juego >Puntaje