Gabriel Pizarro
Redactor
Gabriel Pizarro / Gabriel

Tenía una frase muy cool, pero se perdió y nunca volverá a ver la luz. Leer más »

Email: prensa@playnomore.com
05 de Febrero del 2021

Demon's Souls, o el valor de las remakes

Probamos uno de los títulos de lanzamiento de PlayStation 5 y te contamos nuestras impresiones.

Demons's Souls fue uno de mis juegos favoritos de PS3. Perdí la cuenta ya de las veces que lo jugué, las veces que me invadieron y las veces que invadí, así que cuando el 11 de junio de 2020 se anunció una remake a todo trapo, con gráficos actualizados y tal vez más, no pude evitar sentirme emocionado. Sin embargo, cuando se anunció luego como título de lanzamiento para PS5, consola que llegaría al mercado unos pocos meses después, mis sensaciones mutaron: eran muy pocos meses entre anuncio y lanzamiento, ¿realmente iban a hacer un buen trabajo?
Pasó el tiempo, salió la consola y salió el juego, y las reseñas fueron en general muy positivas. Bueno, Bluepoint parece que hizo un buen trabajo, así que solo quedaba esperar a obtener la PS5 para volver a disfrutar de un clásico.

Hace un par de días tuve la oportunidad de tener en mis manos la nueva consola de Sony y el mencionado Demon's Souls, así que me puse manos a la obra y, si bien no pude jugar más allá de Phalanx, el primer boss, creo que fue suficiente como para escribir sobre la experiencia de este juego.
La verdad, puedo resumirlo en una palabra: decepción. Apenas comenzó mi partida, no pude evitar sorprenderme por la calidad gráfica y las nuevas opciones de modelado de personaje. Con este aperitivo, me preparaba para lo que, sin dudas, sería una gran remake. Pero, una vez que estuve bajo el mando del Dualshock 5 (excelente control, por cierto) la cosa cambió. El juego se sentía familiar, lo cual no debería sorprender en una remake... pero era demasiado familiar. Los movimientos tal vez eran un poco más fluidos, pero los patrones de ataque tanto del personaje como de los enemigos era exactamente iguales a como lo recordaba en PS3. Y no sólo eso, sino que el trazado del escenario también me resultaba idéntico. Pensé que tal vez fuese cosa del tutorial, y que una vez llegado a Boletaria la cosa cambiaba. "Pues no mi ciela", me dijo el juego, burlón. Boletaria no sólo es tal cual la recordaba, sino que los enemigos tenían exactamente la misma IA, y cometían exactamente los mismos errores. Tan igual resultaba todo, que mi memoria se activó al punto de poder explotar tooooodos los fallos de la PS3, y en ningún momento me sentí sorprendido. Después de todo, ya sabía dónde estaba cada trampa y cómo derrotar de forma más efectiva a cada enemigo que se me cruzaba.

Esto me llevó a pensar sobre lo válido de hacer una remake. ¿Vale la pena traer de nuevo a la mesa un juego de dos generaciones previas si sólo pensás actualizar gráficos? No pude evitar acordarme del magnífico Resident Evil 2 Remake y, antes que aquel, el Resident Evil de GameCube: remakes excelentes, con cantidad enorme de contenido nuevo y actualización del sistema de juego. En cambio, con Demon's Souls ni siquiera se resolvieron problemas que la saga Dark Souls trató hace ya largo tiempo. ¿Vale la pena sacar una remake, si el Dark Souls 3 sigue siendo mejor en la mayoría de los aspectos técnicos, salvo los gráficos?
Es importante volver a remarcar que estas impresiones son en base a la primer parte del juego hasta el boss Phalanx, y que no tuve oportunidad de probar el online. Tal vez más adelante sí haya contenido nuevo, pero incluso de haberlo, eso no arregla el tema de la jugabilidad desactualizada. Demon's Souls es, sin embargo, un buen juego, pero lo es porque ya lo era en la PS3, y esta remake trae poco a la mesa más allá de los gráficos.
Comentarios (0)

Todavía nadie ha comentado ésta publicación. Sé el primero!

Deja tu comentario
* Está prohibido el vocabulario ofensivo. Cualquier comentario con estas características será dado de baja. ENVIAR